Continúa programa de arborización en escuelas y liceos

Pese a las condiciones generadas por la pandemia, el programa de arborización con especies nativas “Mano Verde”, que desarrolla el área de Educación Ambiental-DAEM en 16 establecimientos educativos, desde 2019, no sólo se ha mantenido, sino que complementa el proceso educativo de niño/as y jóvenes, incluso con clases a distancia.
Mano Verde consiste en la entrega de insumos, construcción de viveros y asesoría técnica para 16 establecimientos educativos municipales que realizan, desde 2019, siembra, almácigos, trasplante y viverización de especies nativas, involucrando activamente en ello a los estudiantes. A pesar de la interrupción de clases presenciales, los equipos han adoptado un férreo compromiso manteniendo los viveros. Así se ha constatado en las diversas visitas técnicas que realiza el área de educación ambiental DAEM, donde además se continúan entregando insumos y asesoría.
Copihue, araucarias, avellano, peumo, patagua, roble, mañío, canelo, entre otras, son las especies que se cultivan en estos viveros, que cuentan además con la colaboración de la empresa CMPC. Si bien, la idea original era que en su cuidado se involucrara toda la comunidad educativa, docentes, asistentes, padres y apoderados, las escuelas y liceos, han realizado un esfuerzo en su cuidado, para que estén a disposición una vez que los estudiantes regresen, de manera presencial.
Así lo explica Dalila Muñoz, directora de la Escuela República de Alemania, una de las adscritas al programa. “Actualizamos nuestro proyecto de Jornada Escolar Completa e incluimos talleres medioambientales, con la idea de que los niños se involucraran en todo el proceso de riego, cuidados, crecimiento y mantención de los árboles nativos. Por lo mismo, henos hecho el esfuerzo para mantener vigente el vivero, ya que esperamos que cuando los niños vuelvan a clases presenciales, puedan participar activamente de todo el proceso”.
La profesora Karen Ceballos, que está a cargo del proyecto en la Escuela Colonia Árabe, destacó que ésta es una tarea integral en la formación de los niños. “El aporte del vivero, es crear conciencia en los niños sobre la contaminación atmosférica, el hecho de que ellos puedan sembrar una semilla y ver el proceso de crecimiento hasta tener un arbolito, es para ellos primordial. Logran entender lo difícil que es su crecimiento, los cuidados que debe tener y los beneficios para nosotros”, indica agregando que, por ello, continúan en la iniciativa, a la espera que los niños regresen al establecimiento y puedan seguir trabajando en el vivero de forma directa.
José Silva, director de la Escuela Amanecer de Duqueco, se refirió a la importancia de impulsar la arborización de especies nativas. “El vivero tiene una gran importancia para la escuela, porque a través de él, proyectamos la conservación del medio ambiente. Tenemos árboles nativos, que a mediano y largo plazo trasplantaremos en los lugares adecuados. Una de nuestras preocupaciones como escuela, es no solo entregar contenidos a los niños, sino además enseñarles la importancia de conservar el medio ambiente”.
En el programa participan las escuelas La Quebrada, Thomas Jefferson, Los Molinos, Rinconada Del Salto, Millantú, Chacayal Sur, Clara Rebolledo de Godoy, República de Alemania, Colonia Árabe, Isla del Laja, José De San Martín, Amanecer de Duqueco, Coyanco, además de los liceos Técnico, Santa Fe y Llano Blanco.