Servicios unen esfuerzos por la salud mental infanto-juvenil

A través de una jornada de difusión y coordinación, funcionarios municipales de educación y salud analizaron la oferta que tienen sus servicios en materia de salud mental infanto-juvenil, a fin de favorecer su implementación en escuelas, liceos y Cesfam.

Gracias a un nuevo enfoque en la forma de trabajo, los establecimientos, sus directivos, equipos psicosociales y funcionarios de salud, coordinan esfuerzos para ampliar la cobertura y hacer un seguimiento de los pacientes niños y jóvenes.

Durante la jornada se abordó el Programa Habilidades Para la Vida, de Junaeb, que se implementa desde la Dirección de Educación Municipal en los establecimientos; se presentó un caso de buenas prácticas del Programa de Apoyo a la Salud Mental Infantil (PASMI) en el Cesfam Entre Ríos, el Programa Acompañamiento Psicosocial de Niños, Niñas y Adolescentes, además de la Gestión Intersectorial de Salud Sename.

Todas estas iniciativas se enmarcan en un sistema de protección social, que resguarda a los niños desde la gestación hasta la juventud y concibe un trabajo intersectorial entre escuela, salud y municipio. Ello para poner toda la oferta programática al servicio de mejorar el contexto del desarrollo infantil, alcanzando su máximo potencial, favoreciendo las condiciones para su desarrollo, bienestar y aprendizaje integral.

Jésica Lizama, asesora de Salud Mental Integral del Servicio de Salud Biobío y encargada del PASMI y Acompañamiento Psicosocial, explicó el objetivo de este trabajo. “Los estudios internacionales y nacionales demuestran que la edad entre los 5 y 9 años es una etapa de adaptación, por el ingreso al sistema escolar. En un principio, el sistema de protección Chile Crece Contigo abarcaba de gestantes hasta los 4 años de edad y se extendió de 5 a 9 años. Ello con el fin de acompañar este ciclo evolutivo de los niños y poder pesquisar, en esa etapa, problemas de salud mental y otorgar atención priorizada para que puedan recibir el ciclo que viene, que es la adolescencia, de mejor forma”. A ello agregó que la acción coordinada ha dado excelentes resultados. “Hay una muy buena coordinación, hemos podido trabajar bien, gestionando casos, haciendo intervenciones oportunas y pesquisando también a niños de establecimientos educacionales”.

Osvaldo Sanhueza, psicólogo del Cesfam Entre Ríos, se refirió a la importancia de que la atención sea oportuna, continua y que los niños y adolescentes no queden sin atención durante mucho tiempo. “En la presentación nos referimos a cómo nosotros hemos implementado el programa en el Cesfam y la relación con Habilidades Para la Vida. En general llevamos adelante un sin fin de acciones para hacer lo más eficiente posible los recursos con que contamos. Nuestras horas de trabajo, las personas con las que nos relacionamos en la red, cómo dividimos nuestra agenda, cómo nos comunicamos internamente”, sostuvo.

Juanita Contreras, psicóloga del Programa Habilidades Para la Vida destacó el aumento de cobertura y el seguimiento que tienen los pacientes. “Gracias a la amplitud que nos brinda salud hemos aumentado la cantidad de casos derivados. Por lo tanto 125 niños de las 20 escuelas están siendo atendidos ahora por una dupla psico-social y también por médicos familiares y nutricionistas, si es el caso y de ahí, de acuerdo a la gravedad de los síntomas, se deriva a salud secundaria, especialmente con neurólogos o siquiatras”.

La jornada fue inaugurada por el alcalde Esteban Krause, el director comunal de Educación, Mario Morales, la delegada provincial de Junaeb, Carla Bernasconi y el director (s) del Servicio de Salud, Juan Carlos González, además de directores de establecimientos y otras autoridades.